Esta es la página de Pedro Gil...    - CARTAS-HISTORIAS-ORACIONES-REFLEXIONES-  "El alma de un pensador abierta a los hombres"

 

Para contestar a Pedro escribir directamente  a pgilgarbisu@hotmail.com

 

http://telefonica.net/web2/pgilgarbisu/

 

o a jcerrato@sicomoro-2.com  a la atención de Pedro Gil, y nosotros le haremos llegar tu sugerencia.

 

 

   7 de abril de 2010

 

Un día raro, esplendoroso y profundamente complicado y con demasiados pliegues en el alma.

 

 

                                     La canción profunda

 

De la noche profunda liberado fui.

Mi alma se maravilla en la inmortalidad

¡Mi alma oye más allá del tiempo y del espacio

la melodía de la inmortalidad!

Ni día de placer, ni noche de dolor

es la melodía de la eternidad,

¡y ya no siento ni placer ni dolor

desde que escucho a la eternidad!

 

        Hoy miércoles de la octava de la Resurrección. Me encontrado con este poema de aquel hombre, tan profundamente complicado como religioso, que se llamó George Trakl (1887-1914). Muere de sobredosis…

        Hoy he admirado el contenido de este poema y quisiera en esta tarde – noche poder identificarme con él. Cristo ha resucitado, lo sé, pero no me siento (será cosa del cochino cardias) resucitado con él. Voy a hacer oración ante el sagrario en silencio y “sólo estar con Cristo y ante Cristo”. Son los miércoles los días de la oración en silencio… Somos dos personas, pero somos todavía dos… Continuaré después este escrito…

        Paz, silencio… Quiero vivir desde la eternidad con mis dolores, mis sufrimientos, mis alegrías, luchas y penas. Ser fiel a Cristo desde la Inmortalidad. No sé si siento placer, pero sí, ciertamente, dolor por no sentirme identificado con el Nazareno. Como decía, a menudo, Leon Bloy; a unos se les da vivir desde la Resurrección y a otros desde Getsemaní… Seré, a pesar de mis fallos y culpas, digno de la misericordia de Jesús, que moría por el buen y mal ladrón.

        Silencio y paz para el día de mañana lleno de ambigüedades como la vida misma.

        “A tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu”… “Señor mío y Dios mío”…

 

6 de abril de 2010

 

Soliloquio

 

¿Qué es morir?, me pregunté esta madrugada de insomnio. Y me contesté a mi mismo: “Dejar de Soñar”…

Señor, déjame vivir, déjame soñar, ¿me despertaré?... Demasiado viejo para poder apostar con sencillez y algo de verdad… Hay hoy… ¿Qué es el hoy?. ¿Qué era el ayer?... No pregunto más…

Quiero dormir ya…, no tengo reparo si habrá o no sueños, siempre serán, quiera o no, pura realidad…, nada menos, ni nada más.

No pregunto más…, cansado de vivir, no quiero seguir.

Sin pregunta al fin…, siempre preguntando…¿se puede vivir?... Siempre condenados a sólo soñar, dormir y ¿despertar?. Puntos suspensivos…, desde que nací.

 

29 de Marzo de 2010

 

Amor es..(…)

 

¡Amor es ser camino y ser escala!

amor es este amar lo que nos duele,

lo que nos sangra

por dentro.

Es entrarse en la entraña

de la noche y adivinarle

la estrella en germen…¡la esperanza

de la estrella!... Amor es amar

desde la raíz negra.

Amor es perdonar, y lo que es más

que perdonar, es comprender…

Amor es apretarse en la cruz. Y clavarse

a la cruz,

y morir y resucitar…

 

¡Amor es resucitar!

 

(Dulce María Loynaz. Versos)

 

 

        Amar siempre será comprender, pero para comprender es necesario escuchar con atención lo que la otra persona quisiera decirnos y no se atreve. Hace falta mucho más amor, todavía, para saber esperar y no coaccionar de alguna manera a la persona que nos necesita y, sin embargo nos tiene miedo. Esperar para un creyente es pedir a Dios, que obre en la otra persona para que la “gracia de Dios” se insinúe en el interior de su libertad para hacerla ver y contemplar la necesidad de abrirse al que Dios le ponga en su camino. Cristo nos ha enseñado siempre con su ejemplo de vida a decir una palabra y esperar: “Si quieres ser perfecto, decía al joven rico, vende todo lo que tienes y sígueme”…

        Purificar la intención es el propósito de todos los días de mi vida, para que no sea “yo”, sino Dios en mí el que me ayude a dar confianza a los que me rodean…; no juzgándoles, sino comprendiendo sus limitaciones y aun sus pecados.

        A mi edad quisiera tener siempre un corazón limpio y no buscarme a mí, aunque sea en la misma conversión de los que me encuentro y veo que necesitan de Ti. Señor, tengo prisa, aunque sé que tu sabes que cada uno tenemos nuestra hora y eso supone saber tener paciencia, aunque creamos que fracasamos con determinadas personas. Sólo Dios conoce los corazones y pido a Dios que tenga en mi mente y corazón - consciente e inconscientemente - tranquilidad para poder desarrollar la ultima parte de mi vida con la paz y serenidad propia de Aquél, que murió por amor de todos, en soledad y entrega total al Padre.

        En vísperas de los días santos, Señor, te pido que esta semana de pasión la viva como tu quieres y no como yo quisiera vivirla. Que no busque nunca el triunfo ni tan siquiera en “abrir a los demás el corazón para que lleguen a Ti”. Tú conoces lo que hay más íntimo en el hombre y te ríes de la aparente psicología de los triunfadores.            

        Todo, Señor, es gracia, don y esperanza de que el Amor es más fuerte que todos los inconvenientes que encontramos en nuestra vida… ¡Qué sea el apóstol no del triunfo, sino de la sembradura!. Uno es el que siembra y otro el que recoge… Es fácil decirlo, pero la ladina soberbia y el amor propio se introducen en las mejores y aparentes razones del mismo apostolado… Semana Santa de 2010…, semana del vacío y tristeza de Cristo en Getsemaní, que no me sirva de mi predicación para mi lucimiento…, que es humano, demasiado humano para ser divino.

        ¡Qué los demás trabajen y conviertan más que yo, a fin de que yo haga lo que tu quieres en mi vida sacerdotal en sus últimas horas!. Te lo quiero pedir, Señor, aunque me cueste, ¡¡¡escúchame!!!.

 

24 de Marzo de 1010

 

La  última  Palabra  de  Hamlet

El reposo es silencio

The rest is silence (act V, esc II)

 

“El reposo es silencio” dijo  Hamlet

a punto de morir, y sobre el suelo

su carne ensangrentada reclinando

reanudó el silencio.

Y el ánimo, cual llama vacilante,

enraizado el pábilo en el cuerpo,

ondeaba invisible sacudido

por contrapuestos vientos.

Le es silencio la muerte; el aire- entrañas

del mar celeste- duerme y sueña quedo,

las voces duermen, puede ser que sueñen

y se para el pecho.

“¿Morir? Dormir… dormir… soñar acaso…”

y del reposo al fin en el silencio

-Primer abrazo de la muerte virgen –

arropóse en el sueño.

“¡Ser o no ser!” Y para siempre Hamlet

quedóse mudo, y mudo el universo,

que le acogió con las tendidas alas

en su callado seno.

¡Con los abiertos ojos ya sin vida

como queriendo oír miraba el cielo

-de la mano de Dios la palma abierta-

y caía el silencio!

Una caída mansa; los instantes

goteaban sin rumor y en el sereno

-dulce llovizna en el lago de una cumbre-

se iban fundiendo.

Y el torturado espíritu del príncipe

íbase poco a poco derritiendo

en la mudez del ámbito que inmoble

recogía su aliento.

“¡El reposo es silencio!” Reposaba

Hamlet al cabo, libre de secretos,

y a su pregunta eterna respondía

el eterno silencio.

 

Salamanca 31 de mayo de 1922

 

 

        En el tomo III de las obras completas de Francisco Ayala, pg 1338, el autor nos describe el famoso poema de Miguel de Unamuno…, y, como una curiosidad literaria, la traducción poco exacta del texto de Hamlet. Dejando a un lado el interesante artículo de Francisco Ayala quisiera meditar sobre el texto: ¿El reposo es silencio?, teniendo en cuenta el poema de Unamuno del 18 de Noviembre del año 1922: He aquí los cuatro primeros versos:

 

“El reposo es silencio”, dijo Hamlet

a punto de morir, y sobre el suelo

su carne ensangrentada reclinando,

reanudó el silencio.

 

 

        Todos cometemos errores o, quizás, descuidos perdonables. Cuando Francisco Ayala cita el original de Hamlet, nos señala que está tomado del acto V, escena II; si vamos al original vemos que se trata del acto V, pero de la escena 10… y la traducción de Leandro Fernández de Moratín es la siguiente: “Para mí sólo queda ya… silencio eterno”: “Muere.”

¿La muerte es silencio eterno?. ¿Para quién?. Ciertamente no sabemos lo que es para el que muere…, pues ha perdido la definición del hombre: “Ser con otros en un mundo” y siempre el misterio, en el sentido más profundo de respeto ante un cadáver, nos deja aturdidos,

Para los que estamos cabe a, junto a, depende de nuestras creencias: Para los creyentes, esperamos que se ha encontrado con el abrazo del Padre… Cuando asistí, viviéndola, a la muerte de mi padre, di gracias a Dios, pues había llegado al lugar para el que fue creado por Dios. Fue un día feliz, pues nunca pude creer que tuviera que “pasar”, un examen… ante el Padre. Las palabras del místico: “al caer de la tarde nos examinarán de amor”, son una forma de anunciar la plenitud del que vivió y murió por lo único que vale la pena vivir: por el amor a Dios y al prójimo. Tal fue la vida y muerte de mi padre.

Para los que no creen en la existencia de Dios, la pregunta no tiene sentido…, aparecimos un día y, de la misma forma, desapareceremos otro día; y así como no nos preguntamos por qué nacimos, tampoco tiene sentido la pregunta del por qué… morimos: antes la nada y después la nada.  Muerte y vida se van alternando en los ritmos del aparecer y desparecer…

Para los que no se atreven a afirmar ni a negar el abismo del antes y después de la vida…, queda ese no se qué… ante el abismo del misterio del aparecer y desparecer… Como los viejos presocráticos de la muerte surge la vida y viceversa y nadie puede bañarse ni una vez en el mismo río, querido Heráclito…

Estas tres posiciones ante la muerte suponen:

Gloria para los unos…, absurdo y sin sentido - como el nacer - para los otros, y sólo silencio para los que no ven sentido en el planteamiento al no poder hallar una respuesta…, pero jamás reposo. El reposo, pensamos, supone consciente o inconscientemente un descanso y la desaparición total o el no saber no puede tener el carácter de reposo… para el que muere. Para el que cree en la resurrección ni descanso ni reposo, sino la plenitud de una vida vivida desde el Amor.

El muerto no nos hace ninguna pregunta, somos nosotros los que nos hacemos a nosotros mismos, pues: ¿qué pregunta le esta permitida hacer al que simplemente desparece de la vida…?

Todas las consideraciones sobre el morir de Unamuno:… “Dormir…, soñar acaso…”, nos las hacemos nosotros, pues la muerte nos presenta la facticidad de lo presente “sin poder ni preguntar ni responder”.

“El ser o no ser” no es la pregunta que nos presenta Hamlet muerto envenenado, sino Hamlet, cuando se preguntaba por el sentido de su vivir…, sólo él desde su vida podía creer y esperar…; después de su muerte el recibir lo que se esperaba o no…

“Reposaba Hamlet al cabo, libre de secretos…y a su pregunta eterna respondía el eterno silencio” (Unamuno). Ni libre ni no libre, sino fuera del espacio desde el que se pueden formular estas preguntas… ¿Le esperaba algo?... ¿Le esperaba Alguien?... ¿Cuál fue el resultado del después, si hay un después?...

No se lo preguntes a los muertos, me atrevo a decirte Miguel: Cuando moriste tan triste y vulgarmente nunca creí que reposaste, en el sentido que das a estas palabras, sólo…, dejaste de hacernos preguntas, tú el ser de las preguntas e interrogaciones…

Yo, vasco como tú, creo que te encontraste con la Respuesta y pudiste, en tu elección entitativa, configurar tu propio ser sin esas dudas sobre el “ser”, “no ser”, “llegar a ser”, de la vida en este mundo emborrachado de preguntas y más preguntas.

Dejaste de pensar, por fin, y comenzaste a “vivir”.

 

 

9 de Marzo de 2010

 

Salmo 55

Oración del calumniado

1 Escucha, oh Dios, mi oración, no te retraigas a mi súplica,

2 dame oídos, respóndeme, en mi queja me agito. Gimo

3 ante la voz del enemigo, bajo el abucheo del impío; pues vierten

sobre mí falsedades y con saña me hostigan.

4 Se me estremece dentro el corazón, me asalta pavor de muerte;

5 miedo y temblor de la vida me invaden, un escalofrío me atenaza.

6 Y digo: ¡Quién me diera alas como a la paloma para volar y reposar!

7 Huiría entonces lejos, en el desierto moraría.

8 En seguida encontraría un asilo contra el viento furioso y la tormenta.

-Pausa. -

9 ¡Oh, piérdelos, Señor, enreda sus lenguas!, pues veo discordia

y altercado en la ciudad;

10 rondan día y noche por sus murallas. Y dentro de ella falsedad

y malicia,

11 insidias dentro de ella, jamás se ausentan de sus plazas la

tiranía y el engaño.

12 Si todavía un enemigo me ultrajara, podría soportarlo; si el

que me odia se alzara contra mí, me escondería de él.

13 ¡Pero tú, un hombre de mi rango, mi compañero, mi íntimo,

14 con quien me unía una dulce intimidad, en la Casa de Dios!

¡Oh, váyanse en tumulto,

15 caiga la muerte sobre ellos, vivos en el seol se precipiten,

pues está el mal instalado en medio de ellos!

16 Yo, en cambio, a Dios invoco, y Yahveh me salva.

17 A la tarde, a la mañana, al mediodía me quejo y gimo:

él oye mi clamor.

18 En paz mi alma rescata de la guerra que me hacen:

aunque sean muchos contra mí,

19 Dios escucha y los humilla, él, que reina desde siempre. Pero

ellos sin enmienda, y sin temor de Dios.

20 Cada uno extiende su mano contra sus aliados, viola su alianza;

21 más blanda que la crema es su boca, pero su corazón es sólo

guerra; sus palabras, más suaves que el aceite, son espadas desnudas.

22 Confía a Jahvé tu peso, el te sustentará; no dejará

que para siempre sucumba el justo.

23 Y tú, oh Dios, los hundirás en el pozo de la fosa, a los

hombres de sangre y de fraude, sin alcanzar la mitad de sus días.

Mas yo confío en ti.

 

        Este salmo nos recuerda la vida y gritos de Jeremías. Hasta el v.8 se trata de la postura del salmista de cara a sus calumniadores. Del 9 al 17, en dónde se encuentran los calumniadores: En la ciudad y en el Templo. Del 18 en adelante, de nuevo, el grito continuo al Señor.

¡Qué duro es en la vida del sacerdote – es mi experiencia – el escuchar juicios negativos sobre su persona! Falsedades que se insinúan, sin que nadie salga en defensa…, v4-        5: "pavor de muerte y miedo y terror de la vida" y, sin embargo, hay que seguir adelante con las tareas de cada día. La huida es la tentación más común, pero dentro de esa amalgama de sentimientos y odios encontrados no se vislumbra la puerta…, pues ¿hacia dónde?. El huir de uno mismo es imposible, pues ni se posee la fuerza suficiente para poder distraerse de la realidad lacerante. El gemido de Job viene a nuestro recuerdo y las noches se hacen eternas…, sin tener la alegría de poder despertar a un día nuevo.

        Recuerdo, a menudo, un viaje a Lovaina con 27 años. Paramos con un amigo sacerdote, estudiante como yo de la Universidad Belga, en un pueblo del centro de Francia para dormir y continuar, al día siguiente el viaje. Fuimos a visitar al cura de la parroquia para preguntarle cuando podíamos celebrar misa a la mañana siguiente. Nos abrió un sacerdote de nuestra edad, que nos invitó a tomar unas cervezas… La casa fría, bastante abandonada y los vasos polvorientos… Nos miramos los tres y en una confesión a pecho descubierto, nos musitó quedamente su vida, con pocas palabras… El pueblo era religiosamente muy frío…, los domingos a la Misa sólo asistía la maestra y la familia del policía (gendarme) que no era del pueblo, frío en la iglesia y en el espíritu… No tuvo necesidad de contarnos sus problemas sacerdotales de fe…, pues un joven, recientemente ordenado con toda ilusión de "ser testigo de Dios y proclamar el evangelio" se encontraba, no con odios ni rencores, sino con lo más duro e insoportable: la "total indiferencia". No contaba con nadie ni para nadie; que es el rechazo más duro de soportar… No se puede ni gritar como en el salmo…, pues ¿sobre qué objeto el lamento? Y, ¿contra quienes se pudiera dirigir…? No eran ni malos, ni sinvergüenzas eran "sólo… indiferentes". Digo sólo¡¡¡!!! Nos rompimos el alma y salimos avergonzados, pues nosotros, sacerdotes como él, vivíamos desde los sueños por nuestras importantes carreras, de futuras parroquias en la ciudad o apostolados especializados…

        El tiempo hace que en esta vida se cumpla lo del salmo…, nuestras dificultades vendrían después… Mi amigo, años después, pasó por unas circunstancias en las que la fe en su sacerdocio no le llenaba… y honradamente pidió la secularización. En cuanto a mi persona, Dios me dio la gracia, pues gracia fue, que en unos momentos de soledad radical por unas expectativas perdidas, tuve el apoyo de un sacerdote, compañero de profesorado, que me reconfortó en la fe y, tanto como él, el apoyo incondicional de muchos verdaderos amigos seglares.

        También hablaron…, como en el salmo, contra mi forma de apostolado y no se fiaron totalmente de mi apostolado, mis obispos…, por los comentarios de unos "amigos… sacerdotes" a los que yo mismo había promocionado en su vida. Los versículos 12 y ss…, ocupaban mi alma, mente y corazón…. Nunca me defendí y callé tantas veces…, el v.  22 se cumplió fielmente en mi existencia: "Confía a Jahvé tu peso, el te sustentará; no dejará que para siempre sucumba el justo".

        Yo no puedo decir que me sintiera totalmente justo, en sentido bíblico, pero si de buena voluntad… y, al final de la tarde, intento dar gracias a Jesús de Nazaret, pues si no hubiera sido por aquellas circunstancias…, no hubiera tenido la comprensión que tengo con todos y con todo.

Hoy de nada me escandalizo, amo a los sacerdotes que me rodean que, por ser sencillos y no tener "padrinos", permanecen en la oscuridad del puesto que les nombraron, mientras otros, no quiero juzgar el por qué, suben y suben… en la categoría sacerdotal… ¿Qué es subir, qué es bajar?, cuando tenemos que ser discípulos del que decía: "El que quiera ser el primero que sea el último y servidor de todos"…

        Ayudando en una parroquia, quiero a todos mis compañeros, me ocupo de algunos jóvenes despistados y confieso a esas ancianas y ancianos que rodean mi confesonario. Les recibo con una sonrisa y escucho sus cuitas y sus dificultades de cuerpo, más que del alma… Recuerdo a mis padres que se confesaban con "Pepe", buen sacerdote y excelente coadjutor; procuro escuchar a mis penitentes como lo hacía el "bueno de Pepe".

        Mi lema en mi sacerdocio con 26 años fue: "Espero en la resurrección de la carne", al que he añadido a mis cerca 80 años… "amar a todos y no jugar a nadie". Espero que mi actitud actual no sea de "pasar de todo", sino de intentar implicarme total y absolutamente en cada instante como si fuera el primero y último de mi vida. ¿Cuándo será el primero y último…?, no demasiado tarde…, aunque pienso, que siendo el tema de la muerte, el que más he estudiado en la vida, quizás en el mismo momento de la muerte me diga a mí mismo: "Moriré pronto", pero inconscientemente añada: "pero todavía no".

15 de febrero de 2010

Cinco días de retiro en Montserrat… Silencio, silencio, silencio…Eucaristía concelebrada con los monjes…Comida compartida con unos seres tan naturales, que sólo es posible serlo desde lo sobrenatural… Lectura en el refectorio, de un autor que te hace pensar… cuando tan pocos libros te permiten una distancia para reflexionar, con toda libertad, desde tu propio ser… El canto gregoriano tan olvidado y tan necesario para lograr quietud del ánima… La Escolanía de Montserrat, tan entroncada en la basílica, que logra el milagro de llenar el templo, día tras día, de este frío invierno a las 13 horas… Les escucho sin mirar…, para que no me distraiga mi persona del ambiente de quietud y tranquilidad, sí tranquilidad…

Diez de la noche, después de completas…, los bancos vacíos, el coro vacío y sólo en el templo el Cristo iluminado… Siempre Cristo será el invisible presente que espera y espera…, cruz y resurrección del Nazareno. La "moreneta" detrás…, en su sitio com-partiendo con Jesús la mirada hacia la humanidad, siempre en crisis y siempre en esperanza…

La biblioteca…, silenciosa con unas pisadas que no se sienten…Libros, libros, libros, que no oprimen ni agotan en filas maravillosamente conjugadas… Los libros nos recuerdan, junto con los manuscritos, los siglos de este monasterio…; pasan de diez y parece que se levantan sobre el tiempo como las montañas, siempre presentes en clamoroso silencio… Las montañas recuerdan la infinitud, la eternidad…sobre los edificios siempre - como los hombres - perecederos…

Respiro sol, frío, inmensidad, añoranza a mis 79 años. Mientras camino sintiendo en mis pasos el paso del tiempo frente al abismo que me espera: el de Dios…

Sábado 13, me despido, sin despedirme, pues - venga o no como todos los años - Montserrat esta tan somatizada en mi ánima que no pertenece a mis sentidos corporales…

Si quieres sentir y no sólo pensar en lo que eres, en lo que fuiste y, sobre todo, en lo que serás, habiendo sido todo al mismo tiempo…, vivirás el éxtasis del tiempo, que en su totalidad tiene su ribera en la eternidad, siempre misteriosa del Dios Trinitario.

Vivir auténticamente… sólo es posible, dice Heidegger, proyectando la muerte (vorlaufen). En Montserrat he sentido el paso de la vida desde el Ser Vida, que tal es la esencia de Dios, que me hace vivir el presente desde la Resurrección de Cristo. Yo en este paraíso encontrado no puedo tener esperanza, pues todo es, paradójicamente presencia…, presencia…, presencia…. La definición de Dios es Presencia de Vida.

En recuerdo de estos días…, al director espiritual.

 

29 de enero de 2010

Señor, en un resumen ligero de mi vida… contemplo, con temor y temblor, que quizás nunca supe escuchar o comprender:

A).- al niño que me proponía jugar con él a la pelota…

B).- al joven que me contaba aventuras más o menos inventadas…

C).- al peluquero que siempre conoce los intereses de los clientes…

D).- a la anciana que me cuenta y recuenta la vida desde su juventud...

E).- al que no se arranca a decir algo, pero sólo quiere que me calle…

F).- a la mujer que se confiesa de las faltas de su marido…

G).- a la madre que me enumera la inteligencia de sus hijos…

H).- al joven cura que se cree el enviado por Dios… y no se llama Juan…

I).- al que cree que nadie le ha superado jamás en perspicacia…

J).- al penitente que cree ser el mayor pecador del mundo…

K).- al que nunca pregunta para aprender, sino sólo para enseñar…

L).- al que quiere siempre discutir y nunca dialogar…

M).-a la abuela que me cuenta lo listos que son sus nietos…

N).- al profesor que nunca cita el libro que maneja…

O).- al alumno que siempre es el primero en preguntar…

P).- al Obispo que nunca tiene tiempo para escuchar…

Q).- al universitario que siempre nos dice que es ya licenciado…

R).- al tímido que nunca hablará, pero siempre aprecia que se le mire…

S).- a los "licenciados por universidades de medio pelo" que hablan y hablan…

T).-a los políticos que no tienen la verdad, ni su verdad, sino su propio interés… U).- a los que creen que su patria es riquísima… y son españoles…

V).- a los clérigos dogmáticos, cuando hablan del cielo y de la tierra…

X).- a los que nunca me escucharon y me juzgaron…

Y).- a los eruditos a la violeta que se declaran intelectuales…

Z).- a los que me encontré tirados en la calle y no me acerqué…

Mi pecado ha sido tantas veces no escucharte, Señor….Tú eres el oidor del Padre. Yo tuve muchos discípulos… ¿los hice maestros?. Tuve muchos maestros… ¿me conformé en ser discípulo?. Tuve muchos amigos… ¿me entregué totalmente a ellos?... Hablo más que escucho, es - sin quizás - un defecto; de creer que comprendo pronto y rápido e interrumpo… ¿Pregunté muchas veces para aprender o para enseñar?. ¿Tengo más respuestas o más preguntas?. ¿Tendré la sencillez de aprender de todos y de todo y así ser verdaderamente inteligente?.

Podremos ser libres y sencillos con tantas preguntas, cuando sólo una es necesaria y se concreta en:

¿AMAS A TODOS Y NO JUZGAS A NADIE?

 

26 de Enero de 2010

El amanecer tiene

esa tristeza de llegar,

en tren a una estación que no es la de uno.

Juan Ramón Jimenez

Cada día, al caer de la tarde, nos encontramos con nosotros mismos… Pasaron ya aquellas horas, días, años en que el atardecer y el amanecer era una línea continua, en la que íbamos escribiendo una vida. ¿Existía el "yo"?¿Existía la pregunta? ¿Existía la duda?... No había respuesta ni la necesitábamos.

¿Vivíamos o se vivía en nosotros. Éramos una fuerza biológica que podía con todo nuestro pensamiento y libertad. No había tregua ni descanso, todo se trenzaba con una necesidad sin angustia… Nos reíamos de todo y de nada y el sueño de no saber de la finitud era la moneda corriente en nuestra "nominada existencia". ¿Cotidianidad?, no…Todo era torbellino de sol, luna, sueños y trabajo siempre en aumento… sin imponderables. No veíamos, no pensábamos; leíamos para engolfarnos en unas experiencias de identificación con el espacio y el tiempo indefinidos. Terminamos la carrera o las carreras, no hacíamos ninguna pregunta, ni nadie podía decirnos alguna cosa de provecho… Era nuestro tiempo…, el de los otros estaba ya caduco y pasado. Nosotros éramos el pasado alimentado siempre desde un futuro tan creativo como inconsciente. Los demás no existían, eran; los muertos que nos debían de dejar pasar a nosotros… los jóvenes, inmersos en las razones más íntimas e imperiosas de la historia. Así pasaban los días engullidos en nuestros deseos. Las utopías las consideramos como cosa sencilla de obtener y el futuro se presentificaba cada día. Pasaban los días…, meses…, años…

Un día nos llamaron para darnos las gracias y felicitarnos por todo lo realizado, pero ya merecíamos descansar… Nuestros puestos iban a ser ocupados por "aquellos seres", ante los cuales teníamos siempre una sonrisa burlona…; eran los niños sin crecer. Aquel día 7 de Septiembre nos dieron el homenaje, que era el gran título de final de carrera... Aquel día, que fue ayer, habíamos entrado en el museo de los que fueron…, célebres, maravillosos, pero de otros tiempos, muertos en vida y sin saber cómo empezar de nuevo a vivir… Apareció entonces el "Yo", solo, abandonado, ninguneado con felicitaciones de definitiva despedida. Aquel día comprendimos ¿qué es el hombre?...:¿Es algo?. ¿Cuándo lo es? ¿Cuándo lo sabe?...

¿Quién soy yo? ¿Un ser de más? ¿Un ser de menos?... ¿Somos entidad?. ¿Lo fuimos anteriormente? ¿Podíamos serlo mañana?. Habíamos perdido lo que nunca tuvimos, el tiempo de ser nosotros mismos en todos los instantes de la vida. Habíamos vivido en y con un río y ahora estábamos

como espíritus silentes…

sin futuro…

solos y aparcados en la rivera…

 

 

a  vueltas  con… Tebas y corintio    abril 2008 

Genealogía (Casa Real de Tebas)

Cadmo

 

 Laio   -  Yocasta

 Edipo    -   Yocasta

 Polinices   Etéocles   Antigona   Ismene

 

              Tragedia en los descendientes de Cadmo (casa de Edipo)

 

         Laio, al no tener familia, fue a consultar al oráculo de Delfos… El rey recibió una respuesta catastrófica y letal: Su hijo le mataría a él y se casaría con su esposa. Una fatalidad no comprendida le planteó a Laio una aparentemente razonable reflexión: si el oráculo no puede fallar y nadie tiene capacidad de poder trabas al contenido del vaticinio, ¿cómo se han de comprender las consecuencias de una profecía que no tenía sentido al no tener el matrimonio descendencia?.

Con estos pensamientos llega al palacio y, ¡oh desventura!, encuentra que su mujer Yocasta está embarazada… Los pensamientos mas absurdos llenan el espíritu y corazón de aquella pareja…¿Qué hacer con el niño…?. No quieren propiciar el crimen en el futuro y tampoco se atreven a matar ellos mismos a una criatura, sangre y carne de sí mismos; la solución…: entregarle a un pastor para que lo abandone y muera… No se puede burlar el hado y la necesidad imperiosa del cumplimiento decretado por los dioses…

        (¡Qué triste el sino de aquellos tiempos, en los que los dioses juegan con los humanos, incluidos los reyes, como si fueran juguetes de sus pasiones! ¡Malditos los dioses…!, pero no increpemos a esos seres que nos dominan con una astucia maligna, indigna de su aparente y vacía legitimidad. Laio en su ancianidad condenado a morir en manos de su hijo y su mujer casada con su hijo… amen de asesino de su padre, contradiciendo indignamente todas las normas del ser de madre, de esposa y, en cuanto al hijo, el crimen más nefando de vivir en matrimonio con su madre…

        ¿Puede caer mayor desgracia en unos seres tan limpios como piadosos…?¿Para qué necesitamos a unos dioses tan pérfidos como ladinos? ¿Podremos matar a los dioses para recuperar la libertad no sólo perdida, sino arrebatada por unos poderes tan nefandos como caprichosos? La historia se repite y no hay que encontrar una solución en el mundo moderno del ateismo, sino ya entre los griegos aparece la figura excelsa de Prometeo, que intenta arrebatar el fuego maldito a los mismos dioses; condenado al eterno padecer seguirá gritando, atado a una roca, “un no” a los dioses que le contemplan esperando su sumisión. Sólo en la negación radical y profunda de toda divinidad nefanda se podrá conquistar la libertad que es nuestra y no suya. ¿¡Sólo en la maldición puede encontrar el hombre su consuelo y su venganza!?)

 

        El pastor a quien han entregado a Edipo encuentra, a su vez, a otro pastor de Corintio a quien entrega el niño y, de este modo, es llevado a Corinto. En Corinto reinaban Polibio y Mérope, que no podían tener hijos, por lo que acogen a este bebé y lo tienen como si fuera suyo. El amor es tan sincero que jamás Edipo hubiera dudado de ser el único hijo de Polibio y Mérope; pero las habladurías de algunos que sospechaban su origen hacen plantearse a Edipo si es verdaderamente el hijo y el futuro rey de Corinto. Pregunta a sus padres y estos le “juran” que es hijo suyo, pero el rumor no cesa y, al no poder confiar en las afirmaciones humanas,  Edipo determina ir a Delfos y preguntar al oráculo divino… El camino es arduo y duro y, pasadas muchas penalidades, llaga a Delfos… ¡Oh maldición…!. El oráculo no responde a su pregunta, sino que responde sin ser preguntado sobre su futuro: él matará a su padre y se casará con su madre. Abrumado por el contenido del oráculo, huye de Corinto y se encamina hacia Tebas. Cerca de esta ciudad se encuentra en un cruce de caminos un carro con unos personajes corrientes y vulgares en su vestimenta, que se comportan con desprecio hacia Edipo y éste, loco de rabia, mata al cochero y acompañantes, uno de ellos huye…

 

        Tebas estaba aterrada por el miedo a la Esfinge que, con un poder cuasi divino y la maldad más refinada, hacia una pregunta a la que muchos habían intentado contestar adecuadamente, pero en vano… La muerte era su final y la Esfinge, con dorso de mujer y cuerpo inferior de león, derramaba a su alrededor los huesos de los  atrevidos e infelices ciudadanos ilustres de Tebas. Conocida la muerte de Laio, y atribuida a unos villanos, Yocasta su viuda, promete que se casaría con quien obligará a la Esfinge a suicidarse, al acertar la respuesta.

        Conocida la promesa de Yocasta, Edipo con su personalidad orgullosa de hijo de reyes, se acerca a la Esfinge que le pregunta: ¿Qué animal anda con cuatro patas cuando nace, con dos en la madurez y con tres en la vejez?. La esfinge con la cara de arpía resabida, está dispuesta a ensañarse con aquel joven apuesto y arrogante, pero ¡Oh sabiduría y prudencia de Edipo!, éste el responde que es el hombre, pues al nacer camina con dos pies y manos, con dos de adulto y con tres con el bastón, en la vejez. Descubierta su pretendida única sabiduría, la Esfinge se abalanza, montaña abajo, y muere al desnucarse en las rocas.

Edipo es llevado en volandas y con coros espontáneos que alaban la sabiduría y anuncian la próxima realeza de Edipo, el joven prudente y valeroso, que había descubierto el misterio enigma de la maldita Esfinge.

        Se celebra el matrimonio y viven felices Yocasta y Edipo, éste siempre combatiendo a los enemigos o luchando contra las fieras; Yocasta da a luz cuatro hijos: dos varones: Polinices y Etéocles y dos hembras: Ismena y la sencilla y tímida Antígona.

La felicidad del matrimonio, pasados los años, se iba a terminar por una plaga que asoló toda la tierra de Tebas; no nacían ni animales ni personas y la muerte se cernía sobre el Reino. Se dirige Edipo de nuevo a Delfos y el oráculo le contesta que todo se pasará cuando sea castigado el asesino de Laio. Pregunta Edipo a Tiresias – profeta y santo reputado – que le contesta que él, sí él, Edipo, es el asesino… Se quita los ojos y abandona el Reino ante tanta infamia…y le entrega el reino a Creón, hermano de Yocasta, hasta que lo puedan heredar sus hijos. Con la mayoría de edad se determina que estos se turnen en el reinado: un año Polinices y al otro Etéocles…, cuando termina el mandato, Etéocles no quiere dejar el reino… Se enfrentan ambos hermanos y en una lucha fratricida mueren los dos apuñalándose mutuamente en un abrazo en la muerte, los que se odiaron en vida…

        Creon, prudente y sin ambiciones, determina hacer funerales magníficos a Etéocles y culpar a Polinice – que había invadido el reino –  con el castigo tebano de no darle sepultura, para que pague su delito eternamente vagando por el reino de las sombras. “¡Quien intente enterrar a Polinices morirá…!”, así reza el edicto proclamado a los cuatro vientos en el reino tebano.

 

        (Desgraciado Edipo. Ha infringido sin ningún conocimiento e inocentemente ha incumplido todas las leyes humanas y, ¡oh dioses dioses!, divinas. ¡Se puede creer en los dioses, cuando ellos no sólo tientan sino que obligan, pues obligar es hacer lo que ha previsto una divinidad inmisericorde, sin poder ejercer, ya no su libre albedrío, sino su libertad positiva de hacer todo lo que se nos muestre en la verdad de la conciencia… El cumplimiento de los verdaderos profetas de Israel, no quitaba de ninguna forma la libertad, sino que el conocimiento hacía referencia al libre albedrío; con todo su libre albedrío el hombre es no sólo conocedor del mal, sino lo hace sin ninguna coacción

A pesar de la solución apuntada, un día escribiré sobre este tema: ¿Conoce Dios los futuros libres? Y, ¿cómo los conoce…? Un tema de discusión de escuela filosófica para los que creen en Dios y en su providencia.

 

Continuará: ANTÍGONA

 

DESCANSA EN PAZ RICHARD
 

CON UNA VOZ HERMOSA HOY TE VAS A CANTAR AL CIELO...  DESCANSA EN PAZ AMIGO.

 

CON SOLO 23 AÑOS Y CON DIAGNOSTICO 5 AÑOS  SE FUE A CANTAR  AL CIELO....EL TRABAJABA EN LAS  PEÑAS Y FUE UN GRAN HIJO QUE HACE 2 AÑOS PERDIÓ A SU MADRE DE CÁNCER,  VIVIÓ SOLO PEOR HIZO FAMILIA  CON NOSOTROS...NUNCA   QUISO HABLAR DEL TEMA Y SOLO AYUDABA  YA QUE TENIA EL SIDA  TERMINAL...IBA A MISA POR CUMPLIR YA QUE SU FE ERA DÉBIL  Y CASI NULA...REZABA POR ESTAR CON NOSOTROS.

 

NUNCA SUFRIÓ DE NADA  Y NUNCA TUVO INFECCIÓN GENERALIZADA, PERO  MURIÓ HOY DIA..NUNCA DESPERTÓ  DE SU SUEÑO..SU SOBRINO LO ENCONTRÓ AL MEDIO DIA FRÍO  Y SIN VIDA..

 

DIOS LE PREMIÓ SIN DOLOR Y CON  EL SUEÑO ETERNO,  SEGURO QUE SI AMABA AL SEÑOR EN SU INTERIOR  VERDAD.

DIOS  ES VIDA...DIOS ES AMOR ..POR MISERICORDIA LO LLEVO...SOLO NOS RECORDAMOS SUS PALABRAS  DE SIEMPRE...

TODO  LO QUIERO EN TIERRA Y EN EL CIELO DIOS ME LO DARÁ  SI EXISTE....

SIEMPRE HABLABA ESO...Y REÍA..

 

DESCANSA EN PAZ AMIGO, MARGARITA,

 

19 de Marzo de 2008

 

 Otro Tiempo

 

Como el resto de fugitivos, como

Las flores incontables que no saben contar

Y las diversas bestias que no tienen recuerdos,

Hoy es el día en que hemos de vivir

 

Son tantos los que tratan de decirme Ahora No,

Y tantos los que han olvidado cómo

Decir Yo Soy y quienes, si de ellos dependiera,

Estarían perdidos en la historia.

 

Honrando, por ejemplo, con gracia sentenciosa

La bandera adecuada en el sitio adecuado,

Perorando entre dientes, como viejos sin gracia,

De lo Mío y lo Suyo o lo Nuestro y lo de Ellos.

 

Como si el tiempo fuera lo que ellos decretaban

Cuando estaba adornado de tantas propiedades,

Y como si temieran estar equivocados

Si abandonan su afán de ser parte de algo.

 

No es extraño que tantos se mueran de tristeza

Y Tantos se hallen solos cuando mueren;

Pues nadie se ha creído con gusto una mentira:

Otro tiempo tiene otras vidas por vivir.

(Octubre 1939 W.H. Auden)

 

        ¿Qué es el tiempo?, se pregunta Agustín en el libro XI de las Confesiones; y se responde a sí mismo con estas atinadas palabras… ¿?: Si no me lo preguntas lo sé, pero si me preguntas no lo sé.

        ¿Se puede saber lo que es el tiempo, sin conocer el futuro?. He aquí la pregunta que podíamos hacer, por nuestra parte, a aquel genio del siglo V que conoció tan maravillosamente lo que es el interior del hombre, cuando se dice, con razón, que la psicología es una ciencia (¿?) nacida el siglo XIX…

        El único hombre que podía responder lo que es el tiempo es Jesús de Nazaret, el hombre-Dios. Sólo él podía ver con una visión unitaria el pasado no sólo de su vida, que nosotros también - aunque parcialmente - podemos conocerlo, sino de la vida de todos los hombres que fueron, son y serán… Con una visión genial, Hegel nos dice que la “verdad es la totalidad”, pues sólo al final se pueden contemplar como han encajado las piezas de este “puzzle”, en el que cada momento tiene una ambigüedad incomprensible desde el punto de vista del que va realizando su vida, sin saber lo que sucederá en el instante siguiente, ni si sucederá algo, es decir, la nada de la muerte.    

        Estamos viviendo cada instante como si fuera un engranaje en que no se contempla verdaderamente el final, pero nadie piensa para él mismo ese final, aunque todos si nos preguntan si vamos a morir, respondemos con una cierta extrañeza, que naturalmente si los sabemos con total certeza, pero - como añade Heidegger - siempre con este matiz no sólo en el subconsciente, sino en el consciente: “de todavía no”. Esta realidad de nuestra propia finitud con respeto al conocimiento de nosotros mismos no es propia únicamente de los jóvenes, sino de las mismas personas que están a punto de morir, pero el “todavía no”, está tan presente y somatizado en el mismo vivir los últimos momentos de la existencia…

        El autor de un modo poético nos va relatando la doble vida del que vive como si el tiempo y la vida fueran una línea dirigiéndose al indefinido (infinito aoristos) por la que vamos pasando las personas, creando en nuestros sueños, proyectos y más proyectos en el juego mentiroso y en la misma borrachera del cotidiano existir. Únicamente cuando la existencia nos aparta brutalmente de la corriente en la que estamos inmersos, como juguetes rotos no aptos para la tragicomedia de la vida impersonal y cotidiana, contemplamos nuestra soledad radical en la que hemos estados inmersos desde nuestra misma constitución personal. Somos radicalmente tristeza cuando se nos rompen todos los esquemas al enfrentarnos con la muerte inmersa en el mismo instante del nacer.

        El hombre no muere…, es mortal y por eso muere

        Desde que el hombre nace es lo suficientemente viejo para morir…

        Escrito en el miércoles santo del 2008, esperando mi  muerte y resurrección con Cristo…¿Cuándo?. ¿Dónde? ¿De que forma?. Preguntas y más preguntas de los hombres que quisiéramos dominar nuestro futuro que, por definición, está velado al saber y sólo abierto a la esperanza en Aquel que nos ha dado el ser y compartido radicalmente, como un hombre cualquiera, nuestra carne…

 

 

El día 16/03/08,   JESÚS MÍO Y BENDITO...

 

    QUE LEJOS ESTAMOS DE TI,  VIVO   MUCHAS VECES  VIENDO TODO LO QUE SOY,,,NO ESTOY CONTENTO CON NADA,  SI SOY ALTO QUIERO SER MAS BAJO, SI SOY BAJO QUIERO SER ALTO..SI SOY FLACO QUIERO SER MAS GORDO  Y SI SOY FEO QUIERO SER BELLO.. COMO SI IMPORTARA ALGO LO FÍSICO.

   

    PERO ES MAS  AUN..SI SOY POBRE QUIERO  SER RICO,,,SI  SOY  NIÑO QUIERO SER JOVEN Y SI SOY JOVEN QUIERO SER  ADULTO..MOTIVADO POR COSAS CIRCUNSTANCIALES COMO BAILES , SEXO Y  COSAS QUE NO TIENEN SENTIDO.

DIOS MÍO PERO TAMBIÉN  TENEMOS   OTROS PROBLEMAS QUE TE CONDENAMOS POR ELLO...UNO POR SER FEO Y SIN   FUTURO APARENTE, OTROS POR NO TENER PADRES O HIJOS, OTROS POR SER VIOLADOS O SECUESTRADOS,  OTROS POR  NO TENER AMOR Y VIVIR VACÍOS Y CON ODIOS... TODO  TIENES TU LA CULPA..QUE MALOS SOMOS.

   

    POR ESO  TE DIGO SUFRES TU SEÑOR POR TODOS  Y ASÍ INOCENTE Y TODO UN DIOS CAMINAS   Y SIENTES LO  QUE MUCHOS NO QUEREMOS SENTIR... QUEREMOS HUIR DEL DOLOR, DEL HAMBRE, DEL RECHAZO Y TENEMOS MIEDO  A TOMAR LA CRUZ...PERO EN PALABRAS  SOMOS BUENOS SEÑOR... ASÍ TE PASO HACE 2008 AÑOS Y ASÍ SIGUE PASANDO... JESÚS SIGUE MURIENDO  CADA DIA EN TODO EL MUNDO...  CUANTAS  MUJERES VIOLADAS HE CONOCIDO EN CHIMBNOTE Y NO DENUNCIAN POR VERGÜENZA O PORQUE SABEN QUE EL VIOLADOR TIENE DINERO.... CUANTOS NIÑOS VIOLADOS Y  USADOS SEXUALMENTE...NO PUEDEN DECIR NADA PORQUE SINO SON TILDADOS DE GAY...CUANTOS HOGARES DIVIDIDOS  Y SEPARADOS POR EL EGOÍSMO  Y LA LUJURIA DE UNO DE ELLOS...CUANTOS ABORTOS HAY  EN EL MUNDO  Y  NADIE DICE NADA...PERO LA TELEVISIÓN SIGUE MOTIVANDO EL SEXO LIBRE...

 

    JESÚS AHORA MUCHOS SE PREOCUPAN  EN VER SI TUVISTE HIJO TU O NO..SE  PREOCUPAN  EN VER SI VIVISTE ASÍ O MORISTE ASÍ...PERO NUNCA VEN TU MENSAJE DE AMOR Y SERVICIO QUE NOS ENSEÑAS..  LA GENTE AHORA DICE QUE NO ERAS POBRE YA QUE AHORA VIVEN COMO RICOS TUS SEGUIDORES  Y EN TU NOMBRE  RECHAZAN A MUCHOS PECADORES Y CONDENAN  A  SEGUIR EN UN MUNDO VACÍO DE AMOR....CUANTOS AHORA NIEGAN A LA VIRGEN MARIA Y SE LLENAN DE ODIO Y COSAS DEL ENEMIGO...COMO   TU  VAS A PERMITIR TANTO ATROPELLO SEÑOR A TU SANTÍSIMA MADRE... UNA MUJER LLENA DE ORACIÓN Y  DESPRENDIDA TOTAL.. ELLA SI VIVIÓ EL EVANGELIO  Y POR ESO NOS LLEVA A TI.

 

    AHORA MAS QUE ANTES JESÚS, NECESITAMOS A CRISTOS JÓVENES QUE CAMINEN TRAYENDO TU MENSAJE DE AMOR  EN LOS ARENALES, EN LOS SITIOS DONDE REYUNA LA DELINCUENCIA, LA PROSTITUCIÓN ,EL HAMBRE Y ABANDONO MORAL..MUEVE SEÑOR A  ALMAS COMO SANTA TERESA D JESÚS Y SAN JUAN DE LA CRUZ QUE FUERON LLENA DE ORACIÓN Y AMARON AL POBREZA...BUSCA ALMAS COMO SAN FRANCISCO Y  LA BEATA TERESA DE CALCUTA,   QUE  DEJARON LA COMODIDAD Y FUERON A LLENAR  DE CALOR LAS ALMAS  LLENAS DE VACÍO DE AMOR Y LLENAS DE PECADO... SI SEÑOR  MUEVE CON TU AMOR  ALMAS BUENAS DEDICADAS AL SERVICIO  .  JESÚS ES AMOR.

 

YO MISMO CUANTAS VECES ME SIENTO  RECHAZADO POR SER GAY, HE SENTIDO LAS MIRADAS DE SORPRESA   Y CONDENA   DE LA GENTE...PERO AQUÍ EN EL PROGRAMA ME DIERON ANIMO Y ME DIJERON DIOS TE AMA..ESO ME ANIMA A VIVIR Y BUSCAR A DIOS..NO ME GUSTA QUE ME DIGAN   QUE DIOS ES  CASTIGO Y  COSAS ASÍ...CREO QUE SI DIOS SUFRIÓ TANTOS  Y MURIÓ COMO PECADOR DE ESOS DÍAS FUE POR AMOR Y MISERICORDIA..POR ESO COMPARTO CON TODOS MIS CONOCIDOS QUE CONFÍEN EN JESÚS Y NUNCA DESESPEREN...JESÚS NOS AMA  Y NOS ESPERA SIEMPRE..

    SI  NO SABEN REZAR EL ROSARIO SOLO DIGAN SALVE MARÍA..ELLA TE COMPRENDE.. SI TE SIENTES CON DOLOR Y NO PUEDES REZAR  NADA DE NADA...SOLO DI JESÚS MÍO JESÚS MÍO..EL TE AYUDARA.....SI TE SIENTES AHOGADO Y QUIERES ACABAR TODO SOLO DEJA TODO EN MANOS DEL SILENCIO Y DÉJALO OBRAR A EL..CAMINA Y CONFÍA DIOS TE SALVARA... CUANDO ME DIJERON QUE TENIA SIDA...SENTÍ MORIR  Y QUERÍA CORRER..FUE PEOR QUE MI VIOLACIÓN..FUE PEOR  QUE NO COMER..PERO  ME DEJE EN DIOS  Y CAMINE VARIOS DÍAS POR LA PLAYA....AHORA SOY  FELIZ Y FUERTE. SE  QUE ES DIFÍCIL PERO  SE PUEDE VIVIR EN JESÚS...EL NOS QUIERE COMO SOMOS Y CON NUESTROS MALES Y ENFERMEDADES. CON NUESTROS TRAUMAS  Y VIRTUDES...CON MI SIDA Y MI GANAS DE SERVIR Y VIVIR...PERO TODO CON EL AMOR DE LA VIRGEN MARIA.

(SOY   VERENICE)

 

 

13 de Marzo de 2008

 

Las bellas palabras carecen de significado

cuando se está delante del sufrimiento.

(Paulo Coelho, La Quinta Montaña)

 

Ante el sufrimiento sólo cabe una postura, dar la mano al que padece en cuerpo y  espíritu, apretarla fuertemente y, sobre todo, callar. El hablar en estas circunstancias rompe la comunión que existe entre el sufriente y su silencioso acompañante. Sólo el que comulga con el otro de alma a alma, puede sentir un compartir las alegrías y penas, triunfos y fracasos, es decir, la vida misma.

El contacto físico y el sudor frío de cuatro manos somatizan el lenguaje más profundo de los que somos espíritus encarnados con los otros en un mundo, que siempre se nos desvela como ambiguo y problemático.

 

Todos los moribundos jóvenes en esa oscura hora del morir balbucean únicamente el nombre de la “madre”, deseando descansar en su seno, La unión físico-psíquica de madre e hijo en la natural y misteriosa indeterminación de ambos en el embarazo, ha dejado unas huellas físicas en una dimensión profunda en el ser del nasciturus, huellas pertenecientes a esa preconciencia, que domina y fundamenta a toda conciencia, y que constituyen la herencia radical de la que nadie nos podrá liberar… El psicoanálisis llega donde comienza el oscuro recuerdo…, pero, anteriormente…, queda un espacio indefinido de bien y mal que condiciona toda nuestra personalidad; éste nunca podrá ser tematizado.

 

Siempre el hombre se ha preguntado por el problema del mal y las respuestas filosóficas no han sido lo suficientemente convincentes, desde el punto de vista de un análisis racional…. Los planteamientos religiosos se han multiplicado, pero siempre queda en estos últimos recurrir al fin… al tema del “misterio”, más o menos confesado.

El viejo Santo Tomas de Aquino, en un lenguaje tan claro como superficial para el hombre de nuestro tiempo, creyó haberlo solucionado al considerar contra los maniqueos que el mal no es sino carencia del bien y no algo positivo…, pero el problema resta incólume. ¡¿Carencia, sí, pero que quema el cuerpo y el alma!? Apelar al pecado original tampoco soluciona el problema no sólo para el que no cree, sino tampoco para el que cree, pues las catástrofes naturales…, los accidentes…Tampoco se resuelve con la apelación al libre albedrío, pues además de haber males no dependientes del libre albedrío, se explica un misterio por otro misterio, por lo menos en su explicación, quedando cuasi intacto el problema.

Últimamente se ha publicado el libro de Manuel Fraijó, quizás el mejor compendio; he de confesar que leído lo fundamental y me he quedado, como creo que él mismo lo reconoce, con la sensación de no estar resuelto el problema, sólo, quizás, el planteamiento. La sinceridad de Guardini en la hora de su muerte nos convence por su honestidad: “Yo también preguntaré a Dios por medio del ángel, por qué ninguna razón humana ni mi teología, ni la de ninguno de los teólogos, han podido explicar la muerte injusta y el sufrimiento de tantas personas, sobre todo, de los niños. Espero que se me responda”.

         A. Gesche, en su libro sobre el problema del mal, nos dice que Cristo nunca pretendió solucionar el tema del mal, sino que luchó toda su vida contra el mal y todas sus consecuencias. Esta es la tarea de los cristianos: ayudar a toda persona que nos necesita, ya que los argumentos no solucionan, en ninguna forma positiva, seriamente el problema. Yo pienso que sólo queda dar razón y sentido, si no al sufrimiento en la vida, por lo menos al sufrimiento en la muerte: estrechar la mano y abrazar a los que van a morir y así dignificar al sufriente en el trance de la muerte. Poco más hizo la Madre Teresa y tantas Teresas y misioneros desconocidos de todos…, pero ellos y ellas nos descubrieron un mundo inhumano al que debíamos intentar dar algún sentido… ¡Tanto hablar y escribir de los derechos humanos… !¿Qué valen… si con decir que son derechos formales, nos quedamos tan tranquilos?!

La creencia en la Resurrección es un horizonte maravilloso para dar un sentido trascendente a lo que es una realidad humana terriblemente inmanente y de soledad terrena. Para los que creemos, la Pasión de Cristo – con toda su angustia…, temor y temblor, el  “me muero de tristeza” de Getsemaní, el abandono del Padre y su muerte,  sin nadie verdaderamente en su alrededor, con excepción de dos mujerucas y un apóstol – nos remite al el misterio de la encarnación de Cristo: al compartir el sufrimiento de todos los que nos movemos en esta tierra, tan injusta como absurda, dada la realidad del sufrimiento sin sentido razonable. 

La Resurrección es motivo de la única esperanza posible para dar un sentido de espera, por lo menos, a todos los hombres que nacemos, vivimos y, sobre todo, morimos con la duda, siempre inherente, si la vida tiene algún sentido.

 

 

3 de marzo de 2008

 

 “ De Senectute”

Y nada temí más que mis cuidados.

GÓNGORA

 

No es el mío este tiempo.

Y aunque tan mío ese latir de pájaros

afuera en el jardín,

su profusión en hojas pequeñas, removiéndome

igual que intimaciones,

no dice ya lo mismo.

Me despierto

como quien oye una respiración

obscena. Es que amanece.

 

Amanece otro día en que no estaré invitado

ni a un momento feliz. Ni a un arrepentimiento

que, por no ser antiguo,

- ah,Seigneur, donnez-moi la force et le courage!-

invite de verdad a arrepentirme

con algún resto de sinceridad.

Ya nada temo más que mis cuidados.

 

De la vida me acuerdo, pero dónde está.

(Jaime Gil de Biedma. Poemas póstumos)

 

        Este poema tan duro, como entrañable y tierno, de Gil de Biedma, no refleja la vida casi biológica de esos seres tan entrañables que calientan, en esos días de sol de primavera los bancos de nuestros parques y paseos… Ciertamente no viven desde el futuro, que es el vivir verdadero, pero mantienen un sosiego dulce y melancólico de recuerdos y  más recuerdos, que van espigando día tras día con sus ancianos compañeros. Yo los contemplo cuando, de cuando en vez, dan unos pequeños paseos… Uno de esos grupos estaba compuesto de cinco amigos…; hoy sólo quedan dos de entre ellos, pero en las pompas fúnebres eran los primeros en ocupar los primeros puestos con una atención cuasi mística del que espera que pronto las campañas del viejo campanario… tocarán a muerto… Viviendo en la espera y, cuando los tienen, mirando - a esos niños “enanitos” de fábula, que constituyen los nietos o, a menudo, biznietos,, - con una sonrisa del que se sabe acompañado,¡hay compañía mejor!, de los niños en edad, pues ellos en el espíritu han logrado la gran transformación de volver a la verdadera niñez, que resume la ancianidad.

        En el otro polo de la edad se encuentran nuestros jóvenes, cuando no adolescentes, que se sienten “una mierda”, perdona la expresión, tan sincera como real. Que repiten cuando sin la cuadrilla de “colegas”, que no de amigos, se sinceran consigo mismos… Muchos de ellos han experimentado la tentación del suicidio al contemplar una vida sin sentido no sólo de su existencia sin objetivos claros, sino la que llevan unas personas, casi extrañas, que se llaman padre y madre porque les han concebido. Nunca sintieron su cariño y sólo escucharon las riñas feroces entre esos dos seres que presiden una vida, en la llamada familia, que no es calor ni hogar. Es curioso observar que en las Rozas, lugar en el que resido, durante varios años - en el concurso de narraciones breves para jóvenes de 18 a 23 años - el contenido de esos breves ensayos de los aprendices de brujo de la lengua española, era en el 40% el suicidio.

¿Cuántos jóvenes han intentado suicidarse?. ¿Para llamar la atención?, ¿para evocar la necesidad de encontrar un hogar…? A menudo algún joven se suicida en nuestros institutos… y cuantos mueren en la carretera, con un suicidio indirecto, con alcohol y drogas para poder subsistir en su vida vacía y sin sentido… Ya no son esas personas mayores, como nuestro gran poeta que ve su vida como un absurdo en el sentido de Sartre o Simone de Beauvoir, que, en la que creía su última obra, comienza con esta frase: “Hasta ahora mi vida tenía algún sentido, ahora únicamente una tumba”(Ceremonie des adieux). Como Gil de Biedma ella evoca la vida sin vida que fueron los últimos años de su compañero Jean Paul, con las limitaciones e incontinencias vergonzantes y vergonzosas de los viejos. Son las personas que arrastran una biología en la que disimulan la necesidad de cuidados inconfesables.

La mayor parte de ellos son los que afirmaban que el hombre el único creador de valores, y sólo encuentra en la vida lo que ellos sembraron… Si visitamos las residencias de los ancianos comprendemos lo que es el hombre…, cuidados por tantas sencillas personas que, con una verdadera ternura amorosa…, les quitan las mucosidades en sus rostros de juguetes rotos: ¿Dónde esta la vida?... nos preguntamos con Gil de Biedma… Todo se termina…, o ¿existe una vida en el horizonte invisible que da un sentido a lo que llamamos vida?…  Los que creemos en la Resurrección de Cristo con una fe moral que supera tantas dudas, esperamos que Cristo, vida para los creyentes, también la dará a todo hombre de buena voluntad y, es que, ¿hay hombres de voluntad perversa?... El libro de Savater: “La vida eterna”, no me parece original, pues sus razones son las consabidas desde hace bastante tiempo. Partiendo de una concepción de vida humana intramundana, ¿se puede extrapolar a la toda Vida…?. He aquí la cuestión.  

Pedro Gil Garbisu

 

 

28 de febrero de 2008

 

 La canción profunda

 

De la noche profunda liberado fui.

Mi alma se maravilla en la inmortalidad

¡Mi alma oye más del tiempo y del espacio

la melodía de la eternidad!

Ni día, ni placer, ni noche ni dolor

es la melodía de la eternidad,

¡y ya no siento ni placer ni dolor

desde que escucho la eternidad!

(Georg Trakl 1909)

 

 

 

Se suele decir que, en realidad de verdad, nadie tiene una idea de lo que llamamos eternidad. El mismo término de eternidad, en el diccionario de la lengua tiene cinco significaciones, de ellas la 1ª y 4ª, referidas a Dios; la 2ª y 3ª en un sentido humano figurado y sólo la 5ª nos dice: rel. “vida perdurable de la persona después de la muerte”.

De Dios en filosofía podemos decir que conocemos más lo que no es, que lo que es; y la definición religiosa supone: ¿Qué es la vida?, ¿qué es una vida después de la muerte, siendo el ánima coprincipio con el cuerpo?...; y “en cuanto a perdurable”, es lo que no termina… Por Zeus, podemos decir como el esclavo de Menon: “que no sé nada”.

Como creyente, que no puede separar lo que conoce mediante la fe en Cristo, revelador de lo que es Dios, he de considerar que tenemos no sólo un conocimiento de las afirmaciones de Dios, a través de Jesús de Nazaret, sino que esas afirmaciones constituyen, mediante la vivencia de las mismas, una intuición intelectual – en lenguaje de Bergson –, en la que es imposible separar la vivencia personal e intransferible de cada uno, con lo que el lenguaje nos puede revelar. El lenguaje es un desvelamiento, pero en su mismo desvelamiento y, como condición del mismo, se da un encubrimiento.

Este significado original de N. Hartmann, se le atribuye a nuestro Ortega por Javier Marías, cuando si miramos en la biblioteca del pensador español, veremos como está subrayado en la obra de Hartmann por Ortega el significado de “leze” en su doble variante… No le gustó a Marías que en una determinada ocasión le hiciera ver Xabier Zubiri a don Julián el origen de la presunta originalidad del pensador español (1).

Siguiendo el caso que nos ocupa, me he preguntado a menudo si mi experiencia de Dios, “más íntimo a mí mismo que yo mismo” es la misma que tienen otros creyentes o sólo los místicos (me preguntaría si es posible ser verdaderamente religioso sin ser místico…). Mi experiencia del Dios viviente que “hace que haya” y no me preguntes por el qué…, del que me siento embargado en mi vida, mientras escribo malamente estas, por lo menos, imágenes, pues ¡tener ideas!…, me provoca un deseo de de vivir fuera de estos condicionamientos de los que depende, en gran parte, nuestros pensamientos. Lo terrible de la vida es vivir en libertad…; estamos condenados a la libertad, decía Sartre, refiriéndose ciertamente al libre albedrío, cuando poseemos una libertad tan condicionada y tan ambigua…

¿Quién puede decir que es veraz en su vida? O, ¿nos tenemos que contentar con no ser mentirosos? Y, ¿quién no es mentiroso si mintió en un momento de su vida – en pequeñas cosas que pasaron –  y después no puede confesarlas totalmente sin caer en un ambiguo - pero real - desprestigio?.

¿Libertad en la vida es llevar una vida con caretas que nos han condicionado toda nuestra existencia?... Es fácil decirlas en una psicoterapia, pero en el encuentro de uno mismo, que Unamuno llamaba “la vida en la verdad” y “la verdad en la vida”, hace que nos sintamos fundamentalmente inhonestos y cansados de llevar – los moralistas dirán - una falta, que el hombre que pretende ser verdaderamente hombre nunca se la perdona… Siempre el pensamiento de Jaspers me interesó desde joven, cuando en 1913 publicó la psicopatología, descubriendo que la “culpa” no se puede sanear totalmente con procedimientos psicológicos, sino a través de algo mucho más profundo, desde las situaciones límites y que algunos llamamos sentimientos de purificación liberadora desde la trascendencia.

Desde la negación de esta liberad en la que vivimos y de la que he hecho únicamente referencia. Desde el cansancio que conlleva todo pensamiento en la dimensión “corpórea” y “espiritual”, yo concibo la inmortalidad y la vida eterna como reposo…, al dejarnos embargar en una paz perpetua en la que los demás no sean “los otros”, sino los que vivimos desde lo que constituye un amor, sin recelos y envidias, libre de esa carga de egoísmo y de peores personas que soportamos todos. El yo, hace siempre referencia a un tú, pero no una referencia - como en esta vida - en la que nos recubre y descubre nuestros valores positivos y nuestras carencias fundamentales… Desde Dios amor, únicamente se puede vivir esencialmente del amor, cuando se diluya el maldito tiempo, que nos va limitando la existencia y nos acucia, velis nolis, a poder llegar a ser fuera del tiempo; siendo sólo “ser”. Yo en mi vida corriente no soy; estoy, comparto, me relaciono, pero siempre desde un pretendida confianza siempre frustrada y frustrante.

El último verso de Trakl dice que no habrá placer, ni dolor, sino escuchar… la eternidad; la eternidad no es, opinamos, escucha, sino una unidad en la que desaparece esa duplicidad. Yo me apunto al ser hombre y sólo hombre, que es la única forma de sentirme amado por Dios, participando del hombre, más hombre: Jesús.  Jesús es sólo ser y decir ser, es plenitud, y yo soy en él, pero también soy, soy, soy, sin adjetivos que me limiten mi personalidad, que la quiero vivir únicamente y en comunión con los que son “ser” en “¿serse?”.  

 

 

14 y 16  de febrero de 2008

  

“Un barco está más seguro cuando está en el puerto, pero

 no fue para esto que los barcos fueron construidos”

Paul Coelho (Diario de un mago)

 

 

        Pasaron ya los tiempos en los que todo estaba aparentemente en orden en España: las calles tranquilas, no existían crímenes horrendos, todo estaba bajo un control, no había escándalos, pues todo lo que no estaba estricta y claramente permitido, estaba automáticamente prohibido. Para muchas personas en las que orden es el elemento primero y primordial, vivíamos en una “Paz Perpetua” en terminología kantiana… En el orden político todo estaba bajo los tres fundamentos que constituyen la sociedad: “el régimen vigente basado en la familia y los sindicatos bajo el común denominador de la religión católica, en la que se basaba todo el derecho natural y positivo”.

        Se respetaban los domingos y los obreros, podían ser denunciados por  trabajos manuales realizados en los días festivos, a no ser que tuvieran licencia de la autoridad religiosa, generalmente del párroco del lugar. En tiempo pascual había que echar los llamados “charteles”(1) a la hora de comulgar con el nombre y apellidos de los comulgantes para que constara que había cumplido con el precepto de comulgar una vez al año….; hecha la ley, hecha la trampa, las mujeres, a menudo, echaban los charteles con los nombres de sus maridos. Esta práctica, ya existente en la segunda república, salvó muchas vidas en los territorios dominados por los llamados “nacionales” y, probablemente por el contrario condujo a muchas muertes, en la zona conocida como “roja”.

        Pasaron los años, nos abrimos al turismo… y comenzaron las costumbres malsanas? de los países sin moralidad – ciertamente la moralidad se entendía sólo en materia de ese mandamiento… Se abrieron las fronteras y los españoles empezaron a viajar por esos mundos del “desenfreno” y llegaron a nosotros no sólo la literatura marxista, ni las costumbres depravadas, sino las revueltas estudiantiles pidiendo libre albedrío, pues la verdadera libertad – predicaba el régimen –  había existido desde el triunfo del caudillo…

        La iglesia defensora durante muchos años del régimen – con pocas e revelantes excepciones – comenzó a cobrar conciencia de su papel en aquella llamada “cruzada” y vinieron las contestaciones del clero sencillo y bajo y, también, del clero llano mejor formado… Empezó a funcionar la cárcel de Zamora inaugurada por dos compañeros, Mikel y Dorronsoro…, a los que se unirían los conocidos conversos como el sacerdote Gamo, mientras el padre Llanos daba un “ambiguo”  testimonio en Vallecas; todo testimonio, que desea ser sincero, siempre es ambiguo.

 

        Todos fuimos evolucionando, aun aquellos que, por tradición familiar, nos habíamos formado no precisamente de acuerdo con el régimen vigente. Fui nombrado párroco de la Universidad el día que cumplía 40 años y se me planteaba un dilema: ser prudente en medio de aquella transición tan interesante como dramática o intentar sentir con los tiempos y en sintonía con el evangelio. Yo escogí la segunda opción por amor a mi sacerdocio y mi compromiso con los más marginados social e intelectualmente. Al ser nombrado párroco de una iglesia tan comprometida de la Ciudad Universitaria – había que llenar el hueco del que sería el futuro Duque de Alba y de Federico Sopeña.       

        Muchos creyeron que mi persona era muy adicta al régimen… en contraposición a los anteriores… Los puestos que ocuparon ambos posteriormente durante el franquismo fue el desmentís más profundo de su error, pues jamás podemos calificar su ignorancia con categorías morales…

Y allí comenzó la parte más interesante de la vida, que sintetiza mi comportamiento en aquellos años de transición en los que sabíamos demasiado lo que nos jugábamos todos… No estuve en el puerto seguro de la prudencia, sino que me incorporé a la tarea de preparar la función de la iglesia en el futuro tan incierto en aquellos momentos.    

        He de confesar que nos adelantamos en los tiempos y los estatutos de la parroquia Universitaria, publicados y conocidos, tanto en España como también en el extranjero, fueron  la causa fundamental de que presentara el año 79, mi dimisión irrevocable como párroco… No se puede hablar de Getsemaní, pues las horas de Cristo fueron fundamentalmente de silencio y todos, antes o después, tenemos que pasar por esos momentos, que duran años, en el silencio de tener que callar por amor a Cristo y creer en nuestra iglesia pecadora, pero santa al mismo tiempo.

        He vivido feliz en medio de la oscuridad y he aprendido a callar, cuando había hablado muy alto y quizás demasiado claro… Siempre los libros sapienciales nos enseñan que hay tiempo para nacer y para morir, para estudiar y para holgar, para hablar y para callar, para reír y para llorar… Al final uno se acostumbra a ver pasar las horas, los días y los años en un retiro maravillosamente oscuro para la mayoría que no conoce la vida concreta, sino las manifestaciones puramente exteriores. He sido verdaderamente feliz y de nuevo he de confesar que no me he arrepentido de mi opción por ser el cura comprensivo de la calle. Yo me aterro cuando veo mi vida por dentro a causa de la miserias y egoísmos que yo, como la mayoría de las personas llevamos consigo. No quisiera tacharme de presuntuoso ni por la virtud ni por los pecados, He sido un hombre con los defectos y virtudes de los hombres. Recuero lo que decía un premio Nobel español: “Nadie es tan bueno ni tan malo como se cree.”

        Me da pena dejar el mundo, pues vivimos en una situación de secularidad y de eclipse de Dios, en la que es fascinante contemplar, en medio de tantas amoralidades de la vida, este mundo concreto con la confianza en los hombres de hoy en día, con una utópica esperanza que la juventud hoy no es – a pesar de lo que vemos – menos honrada y sana que la nuestra… Yo creo en el hombre nuevo que alumbrará con la purificación de todos y, no en último lugar, de los cristianos y, sobre todo, de los consagrados.

He aquí unas líneas, en forma de telegrama, pues toda vida es pluridimensional en su complejidad y, paradójicamente, en su verdadera sencillez.

 

(1) Eran unas hojitas en la que había que poner: nombre y apellidos y el día. Un monaguillo recogía los papeles rellenos y después se apuntaban en un libro. En la zona nacional se pedían para demostrar que la persona cumplía con Pascua, y, por consiguiente…, no estaba contra el movimiento nacional. En la zona roja si encontraban estos libros era al contrario…¡Qué tiempos!...

 

 

19 de Enero de 2008

terminado

8 Febrero de 2008

 

No rechaces los sueños por ser sueños

 

No rechaces los sueños por ser sueños

Todos los sueños pueden

ser realidad, si el sueño no se acaba.

La realidad es un sueño. Si soñamos

que la piedra es piedra, eso es ser piedra.

Lo que corre en los ríos no es el agua,

es un soñar el agua cristalino.

La realidad disfraza

su propio sueño, y dice:

“Yo soy el sol, los cielos, el amor”

Pero nunca se va, nunca se pasa,

si fingimos creer que es más que un sueño.

Y vivimos soñando, Soñar

es el modo que el alma

tiene para que nunca se le escape

lo que se escaparía si dejamos

de soñar que es verdad lo que no existe.

Sólo muere

un amor que ha dejado de soñarse

hecho materia y que se busca en la tierra

Pedro Salinas Largo lamento 1974

 

¿Qué es la realidad?....He aquí una pregunta que se va haciendo desde el principio de la reflexión filosófica…; ya el viejo Platón veía todo bajo el prisma del sueño en una vida rememorativa. Quizás ha sido el soñador más maravilloso que ha dado la historia… Nos despertamos con el árido y cuasi gramático ontológico que se llamó Aristóteles, fundamentalmente un “físico materialista”, que dejó de soñar y de contemplar la realidad. Cosificó la “res” en un juego cuasi perfecto de demostraciones y más demostraciones que agotan el espíritu de toda persona con sensibilidad…; tuvimos la gracia de que el primer gran pensador de la Iglesia fuese Irineo, un pensador desde la conciencia de Dios; en él comprendimos lo que es “ser acto” y nada más que acto… Se adelantó demasiado en aquellos tiempos en que se mezclaban los gnósticos con sus eones tan maravillosos, pero únicamente soñados por hombres para intentar explicar los “misterios de Dios” al considerarlos como “problemas” En Dios no hay problemas - ni si siquiera en el hombre que se contempla como imago Dei - sino misterios…; las problemas tienen solución, los misterios piden silencio profundo y un soñar desde y con los misterios. De los problemas se discute, de los misterios se dialoga en unas experiencias que llenan el espíritu…

Siempre en toda contemplación se sueña… Ahora mismo estoy contemplando mis libros y en cada volumen no contemplo el lomo y su configuración, sino sueño con unas dimensiones inesperadas. Contemplo las obras completas de Séneca,,,, me sueño en mis tiempos de Friburgo en los que estudiaba día y noche, durante una año entero, el “Ser y el Tiempo de Heidegger” y allí en un  Colegio Mayor comparaba, en el tema de la muerte, al oidor del ser con el filósofo cordobés . Me veo, en realidad de verdad, posteriormente en Aravaca, preparando mi tesis en una habitación fría en la que me sentía profundamente solo y feliz estudiando 12 horas…. Me llamaban Pedro el ermitaño…, : dialogo con el libro y me deja un sinsabor si he equivocado mi vocación de intelectual puro. ¿Me siento frustado?...Todos vivimos desde unas frustraciones siempre y nunca superadas, de lo que somos y pudiéramos haber sido; las circunstancias son siempre imprevisibles y qué difícil es aceptar la realidad siempre esquiva de lo que somos. ¿Qué somos….?, no me lo preguntéis a un soñador que he sido toda mi vida, para poder vivir las aristas de la facticidad… Todo son sueños… y sólo despertaremos en el momento del encuentro con el Padre en un sueño de cenizas…, soñadoras de eternidad Infinita… Sigo contemplando el libro y sueño en las cartas de Lucilio y en los atardeceres en soledad y plenitud de Aravaca y mi despedida, trágica de un Colegio Mayor, en el que viví una cruz inexplicable…, quizás como toda verdadera cruz. ¿Qué es ver? ¿Qué es sentir?.Yo no contemplo mis libros sino que hablo con ellos en una diálogo sin testigos en las tres dimensiones del tiempos, llamadas por Husserl acertadamente Éxtasis:  “ahora ayer” , “ahora mañana” y ahora ahora”, “todos vivimos desde el futuros desde una pirámide del pasado que se presentifica en un presente… Frente a mi biblioteca contemplo mi realidad siempre desde el sueño y con el sueño, pues dejar de soñar es vivir, psicológicamente hablando, una viva puramente vegetativa, plantada en un pasado de sueños a través de realidades pasadas…

La lectura de la poesía de Salinas me recuerdan tantas y tantas “realidades” ¿vividas?, ¿soñadas?... Que es la realidad, ¿qué es el sueño?... No me lo preguntéis mirad vuestra propia vida… Sólo con una amor limpio se puede verdaderamente soñar…

Hoy por ultimo he leído, con motivo de la Cuaresma y Pascua, la frase más cursi de un pedante a la violeta…, : “Soy amado, luego existo”… jamás Descartes hubiera dicho esta frase en pasiva…, pero como no se lee… La activa es la verdaderamente cartesiana: amo luego existo, siento, pienso y, si queremos…, odio luego existo etc…

 

12,15 horas del 9 de Febrero

 

 

5 de Febrero de 2008

 

Oración de una joven que ha  abortado

 

Hoy tampoco he podido dormir…, llevo una semana mirando al techo. Me da miedo levantarme y, sobre todo, acostarme…; mi cerebro da vueltas y más vueltas y el corazón me oprime… Hace una semana di a luz, que frase tan contradictoria en mi caso, a la muerte…; escuché y sentí el desgarro de dejar que mataran a una criatura, después de 20 semanas, veinte…La escena, los ruidos, el dolor físico y moral en aquella clínica, los siento en cada momento…Blanca por fuera y por dentro oscura, en la que se amontonan, cada día, los despojos de seres humanos.

 

Todo comenzó hace dos años cuando empecé a salir, con 17 años, con Quico de mi misma edad, aunque el “hacer el amor” con varios lo había comenzado con 15 años. Hoy me he dado cuenta que nunca hice de verdad el amor, sino que me acostaba cuando creía que tenía alguna atracción con determinados muchachos…

Con Quico hemos sido fieles… dentro de nuestra incoherencia fundamental, pues hasta hoy no había reflexionado lo que es el amor entre un hombre y una mujer; lo que supone una relación personal entre dos personas, pues la relación interpersonal es entre personas sexuadas, pero primariamente cuando ellos y nosotras nos veamos como personas, ciertamente sexuadas, pero el acento primariamente está en el “ser personas”.

 

Esta mañana no podía más y sin decir nada a Quico me he acercado a hablar con una persona cristiana, a secas, con deseo de desahogarme. Me ha escuchado sin decirme nada cuando con vergüenza le he vomitado que había abortado, sin coacción de nadie sino de acuerdo con Quico.

Me ha mirado y me ha dicho estas palabras: “yo aborrezco el aborto, pero quiero profundamente a todo el que ha abortado, pues yo no podría decir que, en tales circunstancias, no hubiera hecho lo mismo; miro a Cristo – no se si crees en él –  pero el me ha enseñado esta divisa de mi vida: “Amar a todos y no juzgar a nadie””. He roto a llorar y en silencio me ha dejado que derramará las lágrimas más sinceras de mi vida…

 

Al despedirme en silencio ha añadido que hablara de nuevo con Quico, pues la relación podía comenzar de verdad con otra perspectiva y si nos parece bien podíamos hablar los tres con total sinceridad; en todo acaso ella y él me tenían como un posible amigo, ya que esta palabra supone una maduración profunda entre las personas.

 

He bajado las escaleras de la casa y con los ojos vidriosos he entrado en una iglesia; he permanecido en la penumbra y me he dirigido a Dios – hace nueve años que no he rezado nada – balbuciendo un padre nuestro casi olvidado. A la noche hablaré con Quico: ¡Ojala que tengamos los dos las mismas miras para poder comenzar, después de este …(no me atrevo a pronunciar la palabra), a amarnos de verdad!. Hoy me encuentro vieja y sucia, pero con esperanza de poder ser digna de amar y de ser amada. Ha muerto la adolescente aunque esté en primero de medicina, por desgracia he salido del paraíso.

 

 

17 de enero de 2008

 

Reflexiones:

 

Ha muerto hace unos días Ángel González( Oviedo 1925 – Enero 2008), gran poeta de la generación del 50, que - junto a Jaime Gil de Biedma, José Ángel Valente y Claudio Rodríguez - puede ser considerado  como clásico. Ángel González se distingue por el carácter social y  comprometido, dentro de una soledad radical… En tono de broma solía repetir que después de 40 años no sabía bien inglés, pues no trataba más que consigo mismo.

Su actitud solitaria y sin salida transcendente  podemos contemplar en estos maravillosos versos del año 1961: Sin Esperanza

 

     Otro tiempo vendrá distinto a éste.

Y alguien dirá:

“Hablaste mal. Debiste haber contado

otras historias:

violines estirándose indolentes

en una noche densa de perfumes,

bellas palabras calificativas

para expresar amor ilimitado,

amor al fin sobre las cosas

mismas”.

     Pero hoy,

    Cuando es la luz del alba

como la espuma sucia

de un día anticipadamente inútil,

estoy aquí

insomne, fatigado, velando

mis armas derrotadas,

y canto todo lo que perdí: por lo que muero.

 

 

Hoy quisiera recordar, a Blas de Otero( 1918- 1997), “un poeta “a lo divino” pero sin Dios, lo que tiene mucho mérito” (Luís Alberto de Cuenca): ¡¿Qué sabe Luís Alberto de Cuenca de lo que es creer o no creer en Dios?! Lo que es estar permanentemente en búsqueda…y luchar como Jacob durante una noche con lo divino… El soneto siguiente nos muestra al ”hombre de carne y hueso, que nace vive y, sobre todo, muere”, en palabras de unos de los seres más religiosos de nuestra España…

 

El Soneto Hombre

 

Luchando, cuerpo a cuerpo, con la muerte,

al borde del abismo, estoy clamando

a Dios. Y su silencio, retumbando,

ahoga mi voz en el vacío inerte.

 

Oh Dios. Si he de morir, quiero tenerte

despierto. Y, noche a noche, no sé cuando

oirás  mi voz. Oh Dios. Estoy hablando

solo. Arañando sombras para verte.

 

Alzo la mano, y tú me la cercenas.

Abro los ojos: me los sajas vivos

Sed tengo, y sal se vuelven tus arenas.

 

Esto es ser hombre: horror a manos llenas.

Ser -  y no ser – eternos, fugitivos.

¡Ángel con grandes alas de cadenas!

 

No he encontrado en palabras humanas unas frases tan certeras sobre lo que supone la relación – consciente o inconsciente – del hombre con Dios. La noche y la nada están tan bien caracterizadas… no con tanto lirismo como en San Juan de la Cruz, pero con el grito humano – demasiado humano – del hombre.

 

Pedro Gil Garbisu

 

 

05 DE ENERO DE 2008

 

El modesto, pero profundo, periódico “La Croix” del 30 de Diciembre de 2007, trae un articulo sobre los aniversarios de este año, yo quisiera recordarlos para poder tener una memoria histórica de acontecimientos positivos, que no puedan vivenciar odios y rencores entre los ciudadanos… Estamos metidos todos en pasarnos facturas ya caducadas y, sin embargo, queremos cobrarlas.

 

Enero

El 30 de Noviembre de 1948 muere de tres tiros Gandhi al apóstol de la no –violencia, tenía 68 años. Recordemos que fue asesinado por un integrista religioso, que no deseaba que se creara en la India un Estado laico y multiconfesional.

El gran abogado de Oxford comenzó su gran revolución en Sudáfrica y en 1915 se dirige a Bombay con su misma teoría: “Dejarse matar, pero no matar a nadie”. Tomó en serio las palabras de Jesús: “Al que te hiere en una mejilla pon la otra”.

A. Einstein pudo decir que las generaciones futuras difícilmente podrán pensar que un hombre como Gandhi pasara por este mundo…; y él mismo Gandhi repetía: la doctrina de Jesús es la más maravillosa, que nunca se puso en práctica. Estas efemérides nos deben recordar a los españoles tan divididos, en este comienzo del mes, que el respeto a los demás…, la convivencia entre todos… No encendamos una mecha… las consecuencias…En la guerra civil nos matamos los hermanos.

 

Febrero

El 11 de Febrero de 1858 – hace ciento cincuenta años – Bernardete, su hermana y una amiga se encuentran junta al río Gave. Bernardete ve a una “Señora vestida de blanco”. Se le apareció 17 veces.

Nadie tiene obligación de creer en las apariciones, pero dentro de las mismas yo he sentido una serena quietud al contemplar – desde niño – el espectáculo de Lourdes.

En Lourdes todo gira alrededor del Santísimo y todos hemos aprendido a rezar en esas noches en las que los jóvenes, en silencio meditativo, rezaban a Dios por medio de María.

Yo puedo decir modestamente que atribuyo mi vocación al sacerdocio a la intercesión de la Virgen de Lourdes… ¿Cuántas veces le he invocado en los momentos difíciles del seminario? Y siempre que he podido he pasado por Lourdes, no para pedir milagros, no, sino para poder ser consecuente con mi vocación. Hoy después de 52 años de vida sacerdotal quisiera pedir a María la compasión con respeto a su madre… Cristo a veces está tan lejos – psicológicamente hablando –, María es criatura como nosotros y madre. Decir Madre para un sacerdote es decir  todo lo que un “llamado por Dios” puede susurrar como niño pequeño.

 

2 de Enero de 2004

La hiJa de Arbigorriya (Gabriel Celaya)

 

Este poemario de 1975 contiene 46 poemas. Siempre admiré a Celaya por su sinceridad pastosa y recia, su buen vivir y el amor a su esposa. Sólo quiero materializar en este diario – diálogo con los amigos –  dos de sus poemas. El libro, quizás como todo libro, me parece muy desigual.

 

                                                                                       envio

        Amparitxu

        En los últimos versos de mi último viaje te decía:

        Estoy vivo todavía gracias a tu amor, mi amor,

        y aunque sea un disparate todo existe porque existes,

        y si irradias no hay vacío, ni razón para el suicidio,

        ni lógica consecuencia. Porque vivo en ti, me vivo,

        y otra vez, gracias a ti, vuelvo a sentirme niño.

        Así, gracias a ti, nació Arbigorriya.

 

Forma de poesía mística con resonancias métricas de Teresa y Juan de la Cruz.¡¿ Se puede expresar mejor lo que es el amor total y pleno - sin exigir ninguna reciprocidad, sino la identidad en el amor de entrega- que?!: “Porque vivo en ti, me vivo”.

 

                                                                                               TBO Joan Miro

 

                          La locura de todos los colores.

                          La secreta inocencia de la vida.

                          Lo improviso del mundo cuando nace.

                          Veo.

 

                          El lenguaje anterior a la palabra.

                          Lo que siendo sin ser está existiendo.

                          La evidencia exaltante. Los perpetuos comienzos.

                          Veo.

 

                          La pura libertad de la alegría.

                          La brisa que despeja y así muestra

                          Los mínimos felices que nos pueblan

                          Veo.

 

                                                                                        Lo no dicho de pronto ante mis ojos.

                                                                                        Lo que sé más que entiendo. Lo que tú has descubierto.

                                                                                        La vida regalada. Los juguetes. Los fantásticos inventos.

                                                                                        Veo.

 

                                                                                       Veo, veo un fantástico TBO

 

Nunca creí – soy tan incrédulo…- que se pudiera decir en unos cuantos versos la profunda fenomenología de los cuadros de Miro. Eso lo hago yo, dicen los bobos de siempre…, eso lo hace mi hijo…¡Qué poco conoces la seria reflexión que comporta lo más elemental!

 

“La locura de todos los colores”. La locura de decirlo de esta forma tan exacta y adecuada.

“La secreta inocencia de la vida ”. La vida más vida siempre será inocencia y paraíso.

"Lo improvisto del mundo cuando nace”. Sólo los presocráticos hablan con esa elementaridad de lo anterior, si ser pudiera, al mismo ser para ser.

“El lenguaje anterior a las palabras”  ¡¿ La filosofía del lenguaje lo dice mejor?!

“Lo que siendo sin ser esta existiendo” .  Evanescencia de la vida y del tiempo convertido en “Durée”  ¡¡Evolución creadora!!

“Los perpetuos comienzos”.  Todos los comienzos son perpetuos, de ahí el misterio del preguntar por el origen de todo.

“La pura libertad de la alegría”.  La libertad es creación continua y, sólo, desde una profunda y misteriosa alegría se puede ser libre. La tristeza es el encadenamiento a un yo cerrado y egoísta; es la esclavitud insoportable. Todos los tristes son insoportables, especialmente, para ellos.

 “Lo no dicho de pronto ante mis ojos”.  Lo que nosotros no nos atrevemos a decir, es tan sencillo que nos puede causar rubor, se nos presenta en los cuadros de Miró. Miro refleja la “docta ignorantia” de los medievales.

“Lo que sé más que entiendo”.  Hay muchas cosas fundamentales en la vida que sabemos pero no entendemos. El tema de la relatividad del tiempo es bien conocido por todos, pero no entendido. Hay minutos que son horas y hay horas que son minutos y sólo desde Einstein comprendemos, los que comprendan, la relatividad fundamental del tiempo.

“Lo que tú me has descubierto”.  Todo, Miró, y nada. ¡Qué sencillo es y era todo cuando se contempla el cuadro concreto!.

“La vida regalada, los juguetes, los fantásticos inventos”.  Juguetes e inventos de los niños…¡Aquellos maravillosos juguetes de madera que eran tan simples como nosotros mismos…! Aquellos dibujos de los niños en el paraíso: tan claros, símbolicos y significativos…

Miró, los juguetes de los niños de hoy no te valen… Me pregunto algo que tendré que preguntar a los niños: ¿¡Les valen tus cuadros?!.

“Veo, veo un fantástico TBO”. Tus cuadros son un maravilloso TBO, pero quien de los niños de nuestra generación conoce lo que era el TBO. Maldita televisión, matadora de los sueños y ensueños infantiles. ¿¡Un cuadro de Miró en la TV?!.

NO, NO, NO.

 

 

 

18 de noviembre de 2003

 

     Hazme una cruz sencilla,

    carpintero…, sin añadidos

    ni ornamentos…,

    que se vean desnudos

    los maderos,

    desnudos

    y decididamente rectos:

    los brazos en abrazo hacia la tierra,

    el mástil disparándose a los cielos.

    Que no haya ni un solo adorno

    que distraiga este gesto:

    este equilibrio humano

    de los mandamientos…

    Sencilla, sencilla…

    hazme una cruz sencilla, carpintero.

   

    León Felipe

 

Siempre me causó gran impresión la frase de nuestro A. Machado: “Una cruz de oro o nos es cruz o no es de oro”. En la vida, los símbolos deben reflejar las realidades que simbolizan y frente a un crucificado – escándalo y vergüenza para todos los bien pensantes – sólo cabe la actitud de caer de rodillas o de reírse, a mandíbula batiente, por un persona, que abandonada por todos muere pidiendo perdón al Padre por sus verdugos. La conclusión ante el crucificado en una tierra alejada de la gran Roma, puede ser únicamente que nos encontramos ante lo que pretendía ser: “Hijo de Dios” o ante una persona que ha perdido totalmente el caletre. Jesús o era un Dios o un Alonso Quijano, que se creía el “hacedor” de grandes fazañas y destructor de malandrines que merodean por esos pueblos de Dios.

La sencillez en la vida, la modestia en todas nuestras manifestaciones humanas, la austeridad y nobleza en el culto a un crucificado, han de presidir todo nuestro comportamiento con Dios, encarnado en los hermanos. Los grandes ornamentos y brillos en las ceremonias en nuestras iglesias, pueden abrir un horizonte al misterio del “transcendente” o , en una sociedad secularizada, cerrar a los hombres de nuestro tiempo - para los que las indumentarias nunca pueden ser sino caretas de personas que necesitan de ellas para poder ocultar el vacío de personalidades sin perfiles propios y definidos – toda posibilidad de poder salir en la búsqueda de la entrega y veracidad de Alguien que nos da sentido para vivir y, por consiguiente, para morir.

La parábola del buen samaritano nos indica cuáles son los caminos del Señor. Ponerse al servicio del que necesita de nosotros es el gran ejemplo, que nos proporciona el “hereje” que ve a  Dios en el necesitado. La palabra no, sino la palabrería están reinando en una sociedad del “marketing” y de las verdades del consumismo, que no pretenden decir y pronunciar la verdad, sino - con astucia refinada - tener una intención para los compulsivos consumistas, que hoy somos casi todos. La frase: mejores nos hay que……. , tiene un significado en su verdad económica: ¡ cómprelos! Maldita propaganda que vacía nuestros espíritus de una verdadera actitud ante la vida.

(Pedro Gil)

contadores para blogger
clic para ver los detalles de las visitas este sitio